¿Sabes cuál es la importancia de conocer tu producto para poder venderlo?


Marca Blanca | Blog Hemisferio Marketing
Diferénciate de ser una marca más

Una de las principales causas y la más común de porqué tus estrategias de marketing digital no funcionan es la falta de conocimiento de nuestros productos o servicios y de nuestra competencia, es difícil vender de manera correcta si no conocemos todas las bondades que un producto nos ofrece frente a las necesidades de nuestros clientes o consumidores y que es lo que otros productos similares le están ofreciendo.

Aquí te dejamos una serie de puntos básicos que deberías tener en consideración para poder explotar el potencial y las ventas de tus productos.



  • Comunicación

Recordemos que el conocimiento es poder y si sabemos a ciencia cierta lo que estamos vendiendo y lo que están vendiendo los demás, la comunicación se refuerza y es mas fácil poder destacar todo este conocimiento a la hora de enseñar lo que vendemos a través de los diferentes canales de venta o de publicidad de nuestra estrategia y al mismo tiempo podemos brindarle a nuestra comunidad información realmente útil que satisfaga sus dudas a primera instancia.


  • Confianza

Al conocer de pies a cabeza lo que vendemos nos dará la confianza y el entusiasmo de poder comunicarnos adecuadamente y contagiar a nuestros clientes de ese entusiasmo y brindarles confianza para que ellos puedan estar seguros de que al realizar su compra o contratar nuestros servicios obtendrá algo que satisfaga todas sus necesidades.


  • Objeciones

Otra gran ventaja es que al cliente no le quedarán dudas sobre lo que vendemos y si existiera alguna objeción será mucho más sencillo poder resolver de una manera adecuada.


  • Lenguaje

Teniendo toda la información anterior en cuenta nos será mucho más fácil poder utilizar un lenguaje enfocado a nuestro público sin titubear y haciendo mas efectivo el proceso de comunicación.


Y, por último, pero no menos importante, debemos tener en cuenta que muchas veces a nuestros clientes no les interesa nuestro producto en sí, si no lo que este puede hacer por ellos, un claro ejemplo de esto podría ser que, si estamos vendiendo una botella de agua purificada, el cliente no nos comprará el agua, si no la experiencia que experimentará al sentirse mas ligero, hidratar su cuerpo o refrescar su día.


Llevando todo esto a la practica es muy probable que consigas vender más y al mismo tiempo conocer tu producto y modificar todos aquello que pudiera dejarte mejores resultados.

 

No olvides suscribirte para recibir nuestro News Latter con todas las novedades de nuestro blog, podcast y contenido educativo.



538 visualizaciones0 comentarios